Noticias de la Hermandad

Buscar noticia

  Búsqueda Avanzada  


Homilía del Rvdo. Sr. D. Ángel Puentes Arenal con motivo de la Octava de la Virgen


Fotografía de Raúl Panadero

Nacemos unidos a Ella. Como fruto del Amor, nos da la vida “participando del poder creador y de la paternidad de Dios”[1], y ya desde el primer momento ocasionamos trastornos en su vida. Su cuerpo cambia, sus noches también, incluso sus actividades se ven limitadas por cada uno de nosotros. Sin embargo, nos espera. Nos espera como el acontecimiento más grande de su vida, no teme a ese momento cargado de dolores que sin embargo es recompensado con nuestro llanto, llanto que se prolonga durante toda nuestra vida. Cuando somos niños no sabemos hacer nada sin ella, dependemos de ella, aprendemos de ella. Pasa las noches en vela poniéndonos paños de agua fresca cuando tenemos fiebre, todo se le hace poco para nosotros, sacrifica su espacio y su tiempo. Cuando la edad avanza nos creemos más independientes, la desobediencia y la rebeldía florece en nosotros, sin embargo su cariño no cambia hacia nosotros, al contrario, cada vez va creciendo más.

Cuando somos jóvenes contestamos a aquella que nos dio la vida, cuando somos mayores nos olvidamos de aquella mujer que siempre nos espera y nos esperará, aunque sea para alargar su mesa y ponernos un blanco mantel cargado de aquello que la crisis le roba.

¿A quién me estoy refiriendo? Me refiero a lo más grande que Dios nos ha dado y cuyo amor más se asemeja a Él: a mi Madre, a Tu Madre. Qué razón tenía aquel canónico de esta Catedral, D. Francisco del Campo, cuando una vez en nuestra Plaza de Cervantes, viendo a mi Madre junto a un servidor, dijo: Las Madres de los Sacerdotes tendrían que vivir siempre, porque sin ellas no vamos a ningún sitio. Podemos hacer nuestras, en este día de la Octava de la Virgen del Prado, aquellas palabras de San Juan Pablo II: “Te doy gracias, mujer-madre, que te conviertes en seno del ser humano con la alegría y los dolores de parto de una experiencia única, la cual te hace sonrisa de Dios para el niño que viene a la luz y te hace guía de sus primeros pasos, apoyo de su crecimiento, punto de referencia en el posterior camino de la vida.”[2]


El predicador de la Octava el Rvdo. Sr. D. Ángel Puentes Arenal

Y si yo te preguntara en esta mañana de fiesta, ¿quién es la Reina de tu vida? Estoy convencido que repondrías: La Reina de mi vida es mi Madre. La mujer que me trajo al mundo y la mujer que siempre me ayuda.

Y esto es lo que la Iglesia hoy celebra, esto es lo que Ciudad Real contempla, que la Virgen del Prado es su Madre y su Reina.

Claro, ya los Santos Padres lo pusieron de manifiesto en sus escritos, pero fue Pio XII en su alocución radiofónica “Bendito seia” y sobre todo en su Encíclica “Ad Coeli Reginam” donde pone de manifiesto que la Bienaventurada Virgen María, es Reina.

¿Y en que se basa el Santo Padre? Acordaros del comienzo de esta homilía: la Virgen del Prado es la Reina, porque es la Madre de Dios. “Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”[3], le contesta el Ángel, la Virgen es la Madre del Señor y se deduce que Ella es también la Reina. No solo se deduce en éste pasaje evangélico, no solo podemos decir que Nuestra Virgen del Prado es la Reina porque es la Madre de Dios, también, como a nosotros nos pasa con nuestras madres, nuestras vidas siempre permanecen unidas a ellas, Ella es la Reina porque se asocia a la Redención.


El Rvdo. Sr. D. Ángel Puentes Arenal es hermano de la Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado

Y como Madre, y como Reina luce la más bella de las coronas. Ya en el año 1929 intentaron coronarte de amores, sin embargo, aquella coronación no se llevó a cabo. Aquel Obispo del Cayado roto, como lo nombró el eterno capellán de las Hermanas de la Cruz y Canónigo de esta Catedral D. José Jimeno, no encontraba corona para coronar tus sienes y te coronó con la Corona de su Martirio años más tarde, a orillas del Rio Guadiana, en la pedanía de Peralvillo. No nos tiene que extrañar que su memoria se una al día de la Octava de la Patrona de esta Ciudad, a la que tanto bien hizo y nos hace, ya que la “sangre de los mártires, son semilla de nuevos cristianos”. Por eso fue D. Juan Hervas Benet, el obispo cuya cruz pectoral era austera, de madera, sacada de una reliquia del árbol donde te presentaste quien en nuestra Plaza Mayor, ante una masa de gente te coronó canónicamente como Reina y Madre el 28 de mayo del año 1967. Qué bien sabía D. Juan que en la Vida de un cristiano no debe faltar la Gran Señora, aquel hombre que caminaba tras la luz de la Virgen del Prado obtuvo grandes bienes espirituales para la diócesis que pastoreaba y para la Iglesia Universal, como fueron los Cursillos de Cristiandad. No penséis que la corona verdadera de nuestra Patrona fue la impuesta en esta apoteósica celebración, la verdadera corona de esta Reina, esa que nadie puede quitarles son ¡sus Hijos de Ciudad Real! 


La única representación municipal que hubo en la Función, fue la del Grupo del Partido Popular. Nadie del equipo de Gobierno del PSOE y del Grupo de Ciudadanos asistió, aunque fueron invitados

Sí, queridos hermanos, esa es la Corona de nuestra Patrona: ¡nosotros!¡Todos!, los presentes y los ausentes, los cercanos y los alejados, aquellos que han perdido el trabajo, los que vive sin techo, los enfermos y aquellos que los cuidan, los jóvenes que han perdido el sentido en sus vidas, los ancianos y desamparados, los que nos persiguen y los que no nos quieren... todos somos su Corona. Porque ella, como dice el Papa Francisco, “no es una suegra que vigila sino una Madre atenta a sus hijos”[4]. Tan atenta está que siempre nos está mirando, siempre solícita para presentarle a Cristo las necesidades de sus hijos. Por eso nuestras idas y venidas a esta Catedral, viene la madre para pedir por aquel hijo que está parado o está en la droga; se acerca el Padre de familia para pedir luz en su matrimonio y que no le falte el trabajo; se acercan los jóvenes cuando la noche ha caído en sus vidas, los ancianos para pedir que sus hijos se acuerden de ellos; el enfermo para pedir la salud; nos acercamos para darle las gracias, para tantas y tantas cosas... y cuando nosotros nos miramos ante la Llena de Gracia, ¡nuestra vida cambia! 


La Función fue concelebrada por miembros del Cabildo Catedral

Y miramos al Confesionario, pedimos perdón y piedad, y nos acercamos a la Eucaristía, nos alimentamos del pan del cielo y cuando salimos por esa puerta salimos renovados y reconfortados. Porque, como dice el Papa Francisco: “La Mirada de la Virgen nos lleva a Dios”, “es un don del Padre bueno que nos espera en cada encrucijada del camino”[5] y tanto que nos espera, tanto que nuestra madre no tiene reloj, siempre nos está mirando y esperando, incluso en la noche de nuestras vidas, aparece como la Luz en su bendito camarín. Y es allí donde nos hacemos la Señal de la Cruz, es allí donde nos paramos a saludarla, es allí donde le cantamos, es allí donde bailamos porque si “Juan Bautista en el seno de su madre baila delante del Arca de la Alianza, como David, María es la nueva arca de la alianza, ante la cual el corazón exulta de alegría”, [6] y es allí donde Ciudad Real encuentra la luz, cuando, como nos ha dicho el Profeta Isaías “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz nos brilló”.

La Luz de Nuestra Madre, la luz de la alegría que inunda nuestras vidas. Si ella es la luz, es porque se dejó iluminar por la luz divina, ¡cuántas veces nos falta la luz sobrenatural en nuestras vidas y apartar tantos criterios meramente humanos!

La Virgen con su Fiat se deja iluminar por Dios, desde ese momento, como señala el Papa Francisco: “La fe de María recibe una luz nueva: se concentra en Jesús”[7]. Sí, queridos hermanos, porque esta Madre y Reina cuya corona somos nosotros, ofrece una luz nueva: el fruto bendito de su vientre. La Virgen del Prado, desde aquel día de San Urbano del año 1088, ofrece continuamente a su Hijo Jesucristo, lo ofrece a la ciudad que tanto quiere. No es una imagen que lo porte, es una imagen que lo ofrece y lo da. Antes que Ciudad Real naciera, la Virgen del Prado ya estaba con nosotros ofreciendo y diciendo a aquellos habitantes de “Pozuelo Seco”, “Haced lo que Él os diga”.


En el convite que realiza el Hermano Mayor a los asistentes a la Octava, el Presidente de la Ilustre Hermandad entregó un cuadro de recuerdo al predicador de la Octava

Es el dialogo amoroso entre la Madre y el Hijo, entre la Reina y el Rey. Y porque sabemos que sus ruegos “son ruegos de Madre” como decía San Alfonso María de Ligorio, ponemos nuestra confianza en la intercesión de la Reina. “Ella es camino seguro y tabla de Salvación; dos cosas que tanto necesita el mundo de hoy” decía la Beata Madre María de la Purísima que pronto será canonizada en Roma. Por eso en multitud venimos a caminar cada 15 de agosto acompañando a Nuestra Patrona en su apoteósica procesión y le alumbramos en familia, caminando como pueblo unido, con el respeto y la reverencia que tan celestial Señora se merece, cargados de fervor en ese día. No solo el día de la Asunción, esta tarde también lo haremos, de manera más íntima volveremos a ser esa corona que tiene la Reina del Prado, por eso queridos hermanos que verdaderamente su corona reluzca como ninguna, labrada y cincelada con nuestras buenas obras.

¡Alégrate llena de Gracia, el Señor está contigo! Le saluda el Ángel a la Virgen. La Virgen del Prado, el orgullo de Nuestra Ciudad Real, la causa de nuestra alegría. Nos alegramos con la Virgen porque con la Virgen está Dios y si Ella está con nosotros no tengáis la menor duda que Ella, la Madre y la Reina nos conducirá a Dios. Gracias Ciudad Real por quererla tanto, para eso se presentó en aquel árbol, para eso se quedó con nosotros, para querernos y para quererla, no con un sentimentalismo que va y viene, sino como lo que es, la Madre de Dios, la Reina que nos lleva hacia Jesucristo.

Y es que, Ciudad Real tiene una Reina, y qué Reina tiene Ciudad Real.


NOTAS

[1] Catecismo de la Iglesia Católica nº 2367
[2] Carta del Papa Juan Pablo II a las mujeres. Ciudad del Vaticano 29 de Junio del año 1995.
[3] Lc 1,32-33.
[4] Homilía Santo Padre Francisco en el Parque Los Samanes, en Guayaquil, Ecuador.
[5] Homilía Santo Padre Francisco en el Santuario de Nuestra Señora de Bonaria,Cagliari, Cerdeña (Italia).
[6] Homilía Benedicto XVI Parroquia de Santo Tomás de Villanueva de Castel Gandolfo, 15 de agosto de 2011.
[7] Santo Padre Francisco, Audiencia General, Plaza de San Pedro 23 de octubre del 2013.


Momento que el Rvdo. Sr. D. Ángel Puentes Arenal agradece la entrega del obsequio


Publicada el Miercoles, 26 de Agosto 2015
Regreso
Print this Page

.

Nuestra Señora

Virgen del Prado de Ciudad Real

Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado de Ciudad Real